El ventanuco,
2004.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena
 

 
 

 

Valle de Mena.      

 
 

Ventanuco
Enero

Sugerencias (Libros...)

Actividades
(Exposiciones...)

Próximas Excursiones

Recuerdos (Fotos...)

Opiniones Recibidas

Otras WEB

Ventanucos pasados

 
 
Monográfico fotográfico nº 15  ( 33 fotos)
                              Arquitectura fortificada dentro y fuera del Valle

En la cristalera Habitual

   


LA LAURISILVA

Los días de Nochebuena y Navidad aún no han llegado cuando escribo el ventanuco, aunque están muy próximos ya.
Tampoco se ha celebrado el sorteo de la lotería de Navidad pero esto último me es indiferente, pues voy a ser igual de rica que en estos momentos. No tengo ni una mísera participación, decidí que ya tenía bastante lotería con la vida.
Aquí en la laurisilva entre los árboles, las lianas, el musgo y el agua del arroyo tengo todo lo que puedo desear, lástima que no me pueda quedar aquí para siempre. Es un rincón de los más bellos y relajantes que conozco del valle, sin olvidar que los bosques de laurisilva se remontan a la era terciaria, hace más de 30 millones de años.

Hace años tome la decisión de no enseñarlo de día pues ni veían su belleza y sentían su magia. Solo decían.- ¡Que oscuro!, ¡Que humedad!, ¡Pero que lugar más siniestro, no entra el sol!, ¿No nos perderemos?...
Así pues decidí llevarlos por la noche ¡Como de noche todos los gatos son pardos...!
A la luz de la luna o de las linternas el Prunus lusitanica no deja indiferente a nadie. Sus hojas no brilla, destellan.
La laurisilva te agudiza los sentidos y los sentimientos tanto que me trae a la mente el nacimiento de Jesucristo.
Este hecho ha marcado la historia, la cronología, la religión... Hay un antes y un después. Las civilizaciones fenicias, etruscas, griegas, egipcias, los sumerios de Mesopotamia, parte de la romana... son anteriores al nacimiento de Jesucristo.
Pero ¿qué mente con sentido común puede creerse la historia de Jesucristo según nos la han contado?
Si parece sacada de la mitología griega.

Me gusta escuchar el evangelio en la iglesia, disfruto de la naturaleza que parece cosa de dioses, admiro la inspiración de los artistas para crear arte, veo en los niños y en los ancianos algo que en los adultos no encuentro, me sorprenden los descubrimientos científicos y los avances en las investigaciones y lo de la informática e internet ya se me escapa hacia las nubes.
Pero ¿qué es el ser humano?, ¿Lo creo Dios o la evolución de la especie?
Pienso que cuantos más conocimientos se adquieran a lo largo de la vida no solo te haces más tolerante sino que acabas creyendo en algo, que no es precisamente lo que los demás te cuentan de Jesucristo sino lo que tu propia vida va forjando.
Y aquí en la laurisilva, lejos del mundanal ruido consumista navideño, se ve todo más claro.



BRAVOS Y MORRILLAZOS

BRAVO a la puntualidad del tren de la Robla . Todos los días pasa sin retraso por delante de mi ventanuco.

BRAVO al Archivo Histórico Municipal del valle. Adentrarse por escritos del siglo XVIII es todo un lujo, sin duda hay un tesoro oculto. Lástima a mi poca habilidad para leer castellano antiguo.

BRAVO a la exposición de arquitectura popular de las Merindades presentada en la semana cultural por su fotografía, textos, presentación pero sobre todo por acercar un tema tan vivido a los pueblos que ignoran la riqueza patrimonial de sus casas.
También a las exposiciones de cerámica, trajes regionales, pintura, los trabajos en madera de Andrés, Agapito... y me gustaron sobre manera los manteles bordados.
Para llegar al piso donde estaban las exposiciones tuve que ir tanteando las paredes, balaustrada, escalera y todo lo que me podía servir de referencia para no acabar con mis huesos por los suelos. No había una sola bombilla en la calle. Un peligro para las personas mayores con las que me topé en la oscuridad.

UN MORRILLAZO DE PIEDRA MARCIANA para el planeta Marte. Se me ha escapado de la noche. Ha debido de coger la mochila y buscar nuevo rumbo.

UN MORRILLAZO PARA mi misma. ¡Eso sí, las piedras de la Peña y del Ordunte creo me tienen tanto aprecio como yo a ellas, espero no osen atizarme! . Prometí ir a la presentación de un libro y cuando llegó el momento se me cruzaron los cables y no fui. Pense que molestaría pues a la hora de regresar a casa no tenía en que bajar y tampoco me echarían en falta. Lo realmente grave fue que falte a mi palabra. CUANDO HAY QUE IR SE VA y si no se tiene coche para volver a casa de vuelve andando.
Al día siguiente cuando sonó el teléfono fui consciente que había defraudado a una persona que lleva mi mismo apellido y algo más importante para mi: lleva con orgullo el ser menés.

   
 
     
 

Ir a El Ventanuco