El ventanuco,
2004.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena
 

 
 

 

Valle de Mena.      

 
 
   

Actividades
(Exposiciones...)

         
 
 

La Memoria
Habitada

Campaña para la Conservación
de la Arquitectura Popular de
Las Merindades.

   

LA MEMORIA HABITADA es el lema de la CAMPAÑA PARA LA CONSERVACIÓN DE LA ARQUITECTURA POPULAR DE LAS MERINDADES que está desarrollando el Centro de Desarrollo Rural Merindades con un triple objetivo: mostrar el saber hacer de nuestros antepasados al construir casas capaces de servir de refugio en un medio a veces hostil, demostrar la validez de materiales y soluciones constructivas, y animar a su conservación.

Las casas tradicionales forman parte de la Arquitectura Popular, pero también los pajares, los portalones, los hornos, las fuentes, los lavaderos, las boleras, los potros, los molinos..., en definitiva todas aquellas construcciones hechas por el hombre para dar servicio a un modo de vida campesino, basado en el pastoreo y cultivo de la tierra. Unas y otras constituyen un magnífico reflejo de cómo el hombre supo adaptarse al medio, a la hora de localizar los pueblos en el territorio,

   

junto a cursos de agua, sobre suaves laderas bien soleadas y preservando el suelo cultivable de mayor valor¡ ya la hora de usar los pocos materiales de que disponía: piedra, madera, arcilla y barro, colocados en soluciones constructivas que la experiencia acumulada durante generaciones mostraba como más idóneas. Por todo ello creemos que la Arquitectura Popular de Las Merindades constituye una de las mejores señas de identidad de la comarca, un riquísimo legado cultural que forma parte de su personalidad y que la distingue de otras tierras, por el cual debemos sentimos orgullosos y obligados a su conservación.

Además de su evidente valor cultural no podemos olvidar otros muchos valores de la Arquitectura Popular: el valor sentimental de nuestras casas y pueblos, por ser el lugar donde vivieron y murieron nuestros antepasados, o donde transcurrió nuestra niñez¡ el valor artesanal, presente en todos y cada uno de sus detalles, haciendo patente la destreza de los distintos oficios: canteros, carpinteros, tejeros, herreros, caleros...¡ el valor estético de muchas de estas construcciones, con resultados formales de gran belleza, muchas veces casuales, y que se funden sin estridencia en el paisaje.


 

 

Desde hace algunas décadas asistimos en Las Merindades a la lenta extinción de los modos de vida y de la cultura tradicionales que generaron su Arquitectura popular y con ello al abandono de pueblos y casas. De las casas que aún permanecen en servicio, muchas han sido objeto de reformas para adaptarlas a las necesidades actuales, empleando materiales modernos que acaban por desvirtuarlas completamente y provocando la continua desaparición de elementos de gran calidad artesana, tanto en piedra como en madera, más valiosos aún por la falta de artesanos capaces.

Pero aunque cambien las necesidades del hombre, la Arquitectura Popular aún puede serie útil, pues muchas de sus soluciones constructivas siguen siendo válidas y su interior puede ser adaptado a nuevos programas funcionales. Afortunadamente son ya muchos los ejemplos de casas cuyos propietarios han logrado mantener sus características básicas, adaptando su interior a las necesidades actuales o a nuevos usos. Su ejemplo se empieza a notar ya en nuestros pueblos.

   

La Campaña gira en torno a una Exposición DE ARQUITECTURA POPULAR DE LAS MERINDADES, que se va a llevar por los pueblos de nuestra comarca durante este verano. En ella queremos contar como se emplazaban los pueblos en el territorio, cómo se organizaban interiormente, cómo se construían y organizaban las casas, las diferencias entre unas zonas y otras, la influencia de' la "arquitectura culta" y de las "casas blasonadas" sobre la Arquitectura Popular, podremos conocer alguna de las cuidadas rehabilitaciones de vivienda tradicional que se están llevando a cabo por toda la comarca.


   

 
 
     
 

Ir a pagina Ventanuco