El ventanuco, 2005.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena

 
 

 

Valle de Mena.      

 
 

Ventanuco
octubre

Sugerencias (Libros...)

Actividades
(Exposiciones...)

Próximas Excursiones

Recuerdos (Fotos...)

Opiniones Recibidas

Otras WEB

Ventanucos pasados

 
 
 

MONOGRAFICOS “VALLE DE MENA” SEXTA EDICIÓN AÑO 2005.

 

COMENZAMOS A MEDIADOS DEL MES DE JULIO CON DOS SALIDAS SEMANALES. UNA POR EL VALLE DE MENA Y LA OTRA POR LAS MERINDADES

 


EL BUITRE QUE LLEGÓ VOLANDO Y MARCHÓ EN UNA CAJA DE CARTÓN
 

Poco antes de la hora de comer se presentaba, sin previa invitación, un simpático buitre leonado (Gyps fulvus)  en la finca de mi casa.

Se paseaba por la finca como si lo hubiese hecho toda la vida, solo se molestaba cuando las vacas iban a curiosear y ni cortas ni perezosas le dieron unas cuantas “amochadas” fue entonces cuando decidió cobijarse en la casa. La primera puerta que vio abierta por ella se metió y allí se topó con los otros animales (los humanos). Tampoco se inmutó, miraba con ojos de pasota, hacía como que no le importaba la presencia de los inquilinos de la casa.

A mi, por un momento, me recordó a tantos y tantos africanos que salen de su hábitat y cuando llegan a algún lugar sus miradas están pérdidas de tristeza como la de este grandote pajarote.

¿De donde venía? ¿Por cuantos avatares había pasado hasta llegar a la casa?

Hubiese sido muy fácil sacarle fotos desde todos los ángulos pero creo que el buitre también tiene su dignidad y la situación no era fotogénica para él.

No todos los días se tiene el privilegio de disfrutar de la compañía de un buitre leonado cuando tantas veces les he tenido que observar de lejos y con prismáticos. Sus “compatriotas” permanecen posados en las repisas de la Peña y nos miran sin mover un músculo cuando subimos el último tramo del camino “El Cuatro”.Los buitres ocupan en la naturaleza el último eslabón de la cadena trófica, tienen la ingrata tarea de liberarnos de la carroña. No son depredadores sino carroñeros claro que sus hábitos pueden cambiar.

Desde que apareció la enfermedad de las vacas locas han desaparecido los muladares ya que el ganado vacuno que muere tiene que incinerarse. La colonia de buitres se ha encontrado de la noche a la mañana con que no tiene que llevarse a la boca y a lo que no están dispuestos es a dejarse morir por inanición. Sencillamente se han  buscado los recursos a los que el hombre les ha abocado. Cuando detectan una vaca indefensa pariendo pues bajan y ¡al hambre no hay pan duro!.

Pero este jovencito “cuello pelado” aún no sabe lo que es buscarse la comida.

 Prefiero pensar que cuando se despertó por la mañana y harto de contemplar el valle desde la repisa de la roca y esperar a que sus padres le regurgitasen algo de comer, decidió hacer una ruta turística por el valle de Mena y cuando se cansó pues ¿Qué mejor que recalar en casa de la guía Irene?
 

Pero le falló que yo ese día tenía visita guiada fuera del valle y tuve que marchar al poco rato de su presentación en la casa. Me fui convencida que a mi vuelta me ocuparía del invitado y ya nos apañaríamos para alimentar una boca más. Y a buen seguro que el “cuello pelado” iba a hacer buenas amistades con la perra, la yegua, las vacas, las gallinas, la gata…

Cuando volví a la casa, el buitre o la buitre ya no estaba, se le habían llevado en una caja de cartón sabe Dios donde.


BRAVOS Y MORRILLAZOS

 

UN BRAVO Y A LA VEZ UN LEVE MORRILLAZO PARA LA NATURALEZA. Un bravo por su espléndida generosidad en la cosecha de este verano. Ha habido de todo y a cual más exquisito: cerezas, brevas, tomates, pimientos y sobre todo higos y avellanas. Y un morcillazo porque en poco tiempo nos ha obsequiado con: tsunamis, huracanes, tornados, inundaciones, sequías, inundaciones… Da la sensación que la naturaleza está dándonos un toque de atención.
 



UN BRAVO PARA  MI  PUEBLO (MALTRANA) Y PARA EL PUEBLO VECINO (LA  PRESILLA).
 

Bueno, más bien el bravo es para La Presilla por el empeño que ha puesto en restaurar la iglesia que es de los dos pueblos. Primero se encargaron de restaurar la cubierta, luego las ventanas y la puerta y mientras tanto entraron los ladrones y casi nos dejan sin santos. Y por último, la limpiaron por dentro y los días de san Roque y san Miguel se celebraron misa. Todos fuimos a misa más contentos que un chaval con zapatos nuevos. Creo que hacia muchos años que nos reuníamos. Ahora solo falta que nos unamos y cualquier día los pabellones comerciales o industriales de al lado de la iglesia con un poco de ayuda divina desaparezcan por arte de magia como aparecieron.



 


UN MORRILLAZO EN FORMA DE LADRILLO MEZCLADO CON ASUNTOS MAFIOSOS PARA LOS SICARIOS que se creyeron que el valle de Mena era una guarida ideal. La especulación del terreno y la entrada al valle de gente sin escrúpulos cuyo único afán es el dinero fácil, rápido y al precio que sea están inquietando la tranquilidad de este municipio.
El mes pasado han caído unos pero parece ser que hay más.

   
 
     
 

Ir a El Ventanuco