El ventanuco, 2005.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena

 
 

Valle de Mena.      

 
 

Ventanuco
junio

Sugerencias (Libros...)

Actividades
(Exposiciones...)

Próximas Excursiones

Recuerdos (Fotos...)

Opiniones Recibidas

Otras WEB

Ventanucos pasados

 
 

 Erase una vez un valle, tan hermoso como desconocido, tan cargado de historias como de olvido…
 

Muchos meneses no conocen el valle de Angulo, uno de los cinco valles que componen Mena, sin duda, se debe a su situación geográfica ya que se encuentra alejado del centro de Mena y forma frontera con Alava y las tierras losinas. Y su vida social y laboral está más vinculada con alaveses y losinos que con el resto de Mena.

Al conocer Angulo pensé que era la tierra más bella de los 258 km2 del territorio menés. Han pasado muchos años desde entonces y me sigue impresionando como el primer día, tanto que preparar rutas y monográficos por este valle es un continuo manantial de sorpresas siempre agradables.


Un día en Las Fuentes, uno de los siete barrios anguleses, observé una casa sencilla, como casi todas las de allí pero sentí curiosidad por las ventanas porque eran pequeñas como ventanucos y eran doble ventana de madera, vi una abierta y aquello me produjo una sensación agradable.

Al cabo de un tiempo, un familiar me comentó que nuestra familia paterna procedía del valle de Angulo y me llevo a que conociese la casa. Fuimos a Las Fuentes y me indicó la casa de mi bisabuela Rosa Valle. Era la casa de las ventanas.

Puede parecer increíble pero así fue.

Algunas veces he hablado con su dueño actual y un día me invitó a entrar y me enseñó un artilugio inventado por mi abuelo para sacar agua del pozo, me dijo que me lo regalaba pero preferí que siguiera en la casa puesto que a la casa pertenece.
 

Hace muy poco volví al valle en calidad de guía con unos visitantes (era la primera vez que veían Angulo). Era una de esas tardes de primavera de las que quieres que no llegue la noche: temperatura ideal y una luminosidad como solo la hay en estos parajes y del verdor ¡ya no vamos a hablar!

Para empezar el recorrido, una de las visitantes comentó que estaba sedienta y quería beber algo, como en Angulo solo la casa rural de Cozuela tiene bar y estábamos lejos pues que mejor que agua y del barrio de Las Fuentes.

Al lado de la fuente se mantiene, a duras penas, en pie un diminuto lavadero sin tejado y totalmente abandonado.

No nos habíamos bajado del coche y la visitante sedienta empezó:
-
         Aquí no se ocupan de nada, mira en que estado está el lavadero,  ¡con el servicio que habrá hecho al pueblo! ¡que pena!.


Dimos una vuelta por los dos núcleos que componen el barrio y al llegar a la casa de mi bisabuela ¡sorpresa!. La casa ha sufrido una transformación horrorosa, ya  no es lo que era.

Otro de los visitantes comenta que se cansa de andar por callejuelas sin asfaltar y llena de socavones. Le sugiero que si quiere verlo todo urbanizable no tiene más que acercarse a la ratonera en la que se está convirtiendo Villasana, la capital menesa.

Miraban y volvían a mirar La Peña y no se hacían a la idea que es la misma que se ve del resto de Mena.

A medida que iban conociendo Angulo cada vez hacían más comentarios:

_ ¡Que pobres son estos barrios, casi no tienen prados para el ganado. Todo es arbolado! ¡que distinto es este lugar del resto de Mena, donde esté Villasuso con la con La Trabanta, Vallecios, Tentevilla… que se quite todo esto!

Estos visitantes no conocieron a la señora Escolástica del barrio de Encima Angulo que viuda y en la posguerra sacó a flote a toda una prole de hijos.

Llegamos a la cascada de Peñaladros y ya el colmo. Uno de los visitantes tenía vértigo, fue asomarse  desde arriba y se llevó un buen susto cuando vio la caída del agua.

Otro dijo que estaba harto de ver esa “catarata”en cuadros y fotos. Yo me esforzaba e intentaba explicarle que “in situ” no tiene comparación pero era todo inútil

Por primera vez, en dieciséis años trabajando de guía por estos parajes,  me sentía totalmente fracasada y para más tristeza en el valle de Angulo, al que adoro.
En toda una tarde no había sido capaz de trasmitirles el embrujo,  la esencia  y la felicidad de esta tierra.
Llevaba años queriendo que estos “visitantes” conocieran los lugares donde vivieron mis bisabuelos y abuelo.

Los visitantes no eran otros que MI FAMILIA.
 

   
   

BRAVO POR EL DÍA DE LA VIRGEN DE CANTONAD (8 de mayo)  fue un día estupendo.


BRAVO POR LA MEDICO INMACULADA porque durante la larga sustitución del médico titular se ha ganado el aprecio de todos los pacientes. Su profesionalidad y trato agradable han sido sus armas. Y también un BRAVO  PARA  EL MÉDICO TITULAR porque ha vuelto  a su puesto de trabajo.


MORRILLAZO DE PIEDRA CALIZA DE LA PEÑA EN FORMA DE CONTENEDOR DE BASURA para la nueva empresa de recogida de basuras que no solo ha concentrado los contenedores en un solo punto en algunos pueblos sino que recoge cuando le place y los contenedores se pasan días llenos a rebosar.


MORRILLAZO DE PIEDRA CALIZA DE LA PEÑA  EN FORMA DE ASFALTO a quien corresponda en la mejora de la carretera del valle porque a tan solo 10 días  de la inauguración, ya se chocaron dos coches en la salida peligrosa de Entrambasaguas. Se arrugaron dos coches.

  • En una de las dos rotondas de Mercadillo se les olvido poner una señal vertical de dirección prohibida y muchos coches se metían en dirección contraria. Estos días ya la han colocado. Errores cometemos todos.

  • Lo que sigue sin colocarse es el punto de luz.

  • En algunos tramos se está levantando el asfalto y no llevamos ni un mes desde la inauguración.

  • Si antes se conducía rápido ahora la velocidad es de vértigo.
     

   
 
     
 

Ir a El Ventanuco