El ventanuco, 2005.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena

 
 

Valle de Mena.      

 
 

Ventanuco
diciembre

Sugerencias (Libros...)

Actividades
(Exposiciones...)

Próximas Excursiones

Recuerdos (Fotos...)

Opiniones Recibidas

Otras WEB

Ventanucos pasados

 
 

 

 

 
 


¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!
 

 
 

 Los guantes turquesas del escaparate

               Solo la luz del escaparate iluminaba el final de la larga y oscura calle.

A medida que caminaba hacia la luz iba saboreando las sensaciones que percibiría al contemplar lo expuesto detrás de un simple cristal. Todo tipo de accesorios, desde pañuelos, bufandas, calcetines, gorros, sombreros, cinturones, prendedores de pelo, bolsos… y guantes. Me maravillaron los guantes turquesas, estaban en una esquina y casi pasaban desapercibidos sin embargo se mostraban suaves, flexibles, calentitos y  con un brillo de buena piel. El primer impulso fue entrar en la tienda y comprarlos pero pensé. Unos guantes azul turquesa son un capricho claro que son útiles y más con la lesión en la mano, que en invierno me obliga a protegerla del frío y sobre todo del viento. Pensándolo bien son más calientes los guantes de lana que de piel y además menos caros.

¿Por que nos atraen unos objetos más que otros?, ¿Por qué tendemos a conseguir artículos que luego pierden todo nuestro interés?, ¿Por qué el ser humano es tan consumista?

Cuando estaba en esta tesitura  vi a través de la puerta una bayeta del polvo y como mi deporte favorito es limpiar el polvo  a muebles, libros, portarretratos, lámparas…No lo dudé, me compré la bayeta  y puedo dar fe que es la balleta más maravillosa que he tenido nunca. Es un placer pasarla por todo los objetos de la casa.

Cuando volvía satisfecha de mi compra, el objeto de deseo seguía en la esquina del escaparate y …

En realidad, todos somos escaparate de nosotros mismos.

 

 

 

BRAVOS Y MORRILLAZOS


UN BRAVO POR TODOS LOS QUE VISITAIS ESTA PÁGINA, hemos alcanzado las 14.000 visitas.
 


UN  MORRILLAZO DE PIEDRA CALIZA DE LA PEÑA PARA LA MISMÍSIMA  PEÑA. En menos de un mes la zona de Peñamayor se ha convertido en un punto negro: un excursionista murió y unos días antes, otro se rompió una pierna. Y por si esto fuese poco, otra persona se perdió y pasó la noche entre las rocas de la cumbre.

Peñamayor es como Mari, la dama del Amboto que se encapricha y se hace dueña, de vez en cuando, de lo que pulula por sus dominios.

No es la zona más peligrosa de la Peña aunque nunca se sabe donde puede ocurrir un percance. ¿O será que hay demasiados inexpertos en la Peña?
 


UN MORRILLAZO CONTUNDENTE DE PIEDRA CALIZA DE LA PEÑA + LA ARENISCA DEL ORDUNTE PARA LOS IRRESPONSABLES QUE CONDUCEN QUADS Y MOTOS POR EL MONTE SIN RESPETAR A NADIE NI A NADA. Los fines de semana salir a caballo y con perros sueltos por caminos y sendas del valle de Mena se está convirtiendo en un peligro.

Varias veces me he encontrado de frente con caravanas de cinco y seis quads a toda velocidad en caminos estrechos y con curvas. Van  a tal velocidad que cuando se topa de frente con un caballo no saben reaccionar.

Para un caballo el ruido que producen es ensordecedor y la rapidez con la que pasan de asustar.

Creo que la naturaleza es lo suficientemente inmensa para que entremos todos y disfrutemos cada uno como nos plazca pero respetando tanto a las personas como el entorno en el que nos movemos.

Como las sendas se les hacen pequeñas y no pueden meter los vehículos de cuatro ruedas pues no dudan en arrancar alambradas de fincas particulares y meterse por toda ella. Cuando pasan al lado de un caballo, en lugar de aminorar la marcha pasan a toda velocidad.