El ventanuco, 2005.

Actualidad y opinión sobre El Valle de Mena

 
 

 

Valle de Mena.      

 
 

Ventanuco
abril

Sugerencias (Libros...)

Actividades
(Exposiciones...)

Próximas Excursiones

Recuerdos (Fotos...)

Opiniones Recibidas

Otras WEB

Ventanucos pasados

 
 

La misa dominical” 

               Con las procesiones de Semana Santa se aviva, un poco, el fervor religioso y las visitas a las iglesias aumentan. Este domingo de Ramos, en la villa marinera de Santoña,  los feligreses salían  de la iglesia con su rama de laurel bendecida.

 No se si llamar “envidia sana” o envidia pura y dura a lo que siento cuando veo la estampa de todo la familia acudiendo a misa de 12.

Es todo un protocolo a seguir el domingo. Desde que los niños se levantan y andan a su aire por la casa eso sino se han enganchado a los dibujos de la televisión  y hay que estar dando pequeños avisos de que se vistan para acudir a la iglesia. Pasando por dejar la casa arreglada y la comida preparada para cuando se vuelva a eso de las 14.00 horas. Y sin olvidar al que llaman “cabeza de familia” que es el único que no tiene un papel definido en el tiempo pre-misa; anda por la casa de la cocina al salón  luego sale al jardín, sin rumbo, haciendo tiempo. Bueno, hay veces que sale en busca del pan y los bollos de leche antes de desayunar. 

A las 11h 50 toda la familia sale de la casa como auténticos pinceles, impolutos, salidos de los mejores catálogos de moda y si a ellos se les unen los abuelos pues ya la perfección absoluta.

Al llegar a la puerta del templo comienza la vida social.

  En lugares tan distintos con Plasencia (Cáceres), Reinosa ( Cantabria) y Aguilar de Campóo ( Palencia), la vida social que se palpa es muy similar y curiosamente los tres cuentan con bellas plazas porticadas que después de la misa se convierten en hervideros de gentes.

Acabada la celebración religiosa que afortunadamente cada vez dura menos y ya en la calle, se forman los grupos de todos los domingos y para muchos el mejor momento de la mañana, el momento de las relaciones, las conversaciones y el “poteo” que dirían los vascos. Entre los “marianitos” las “coronitas”, “los riojas”, “los ruedas” y el incordio de los críos pidiendo todo tipo de chucherías  se acaba uno olvidando que el objetivo de la mañana era el Evangelio y seguido el sermón del cura, que  por cierto, aquí en el valle cada vez que le oigo a uno de ellos empezar por  “Amadísimos míos” me dan ganas de salir corriendo.

Cuando se va acercando el reloj  a las 2h  de la tarde, la familia vuelve de regreso a la casa cargada con el periódico, la docena de pasteles, las chucherias de los crios, la cabeza como un bombo del ruido de los bares, el  animo  más alegre

( dependiendo del número de vermuts tomados) y con esa sensación placentera del deber cumplido. Y aunque ellos lo ignoren con esa estampa, que a mi me da un poco de envidia de “la familia perfecta”.
 

 


BRAVOS Y MORRILLAZOS:

BRAVO por esta página web porque cumplimos dos años y no hemos dejado de asomarnos al ventanuco ni un solo mes.

 

BRAVO por la primavera, ya está aquí con su explosión de color y calor. Y ha traído un año más, las golondrinas, las abubillas y el Cucu no para de cantar.

MORRILLAZO de piedra caliza de la Peña para todos los que dicen llamarse “montañeros” y no saben distinguir un haya de una encina. Lo único que saben es intentar batir records de llegadas a las cumbres ¡Que triste!

MORRILLAZO de piedra caliza de la Peña para la mismísima Peña por jugarle una mala pasada a un montañero y romperle la pierna en la zona de Peñalba. También hay que decir que se cometen muchas imprudencias como ir solo a esa zona y con nieve pero actos como ese los hemos cometido todos y la Peña se ha portado siempre como una señora.

Se que hay una persona (no la conozco personalmente) que hay noches y lleva años ya, que sube a la Peña y hace alguna travesía en solitario.

La Peña al igual que la montaña no soporta la prepotencia.

MORRILLAZO DE PIEDRA CALIZA DE LA PEÑA MÁS LA ARENISCA DEL ORDUNTE para todos aquellos que intentan acabar con la tranquilidad, el paisaje y la idiosincrasia del valle. No se ven hartos de especular con el terreno, colocan pabellones industriales donde se les antoja con el beneplácito de quien debe impedirlo y así un largo etc. 

BRAVO POR LA PATRONA DEL VALLE (virgen de Cantonad y santuario) que vuelve a protestar y si antes se quejaba de las paredes  ahora vuelve a la carga con no se que otra dolencia de piedras.
A ella se ha unido el palacio Ortiz de Matienzo de Villasana que ha decidido no aguantar más de pie y como que no quiere la cosa pilló a una vecina  sentada cómodamente comiendo lentejas en la cocina. Le cayó el paredón casi rozándole, sin sufrir un rasguño. Otra suerte ha corrido su casa y sus enseres.

Y parece que Villasana no sale de una y entra en otra ¡ARDE EL WINDSOR, NO PERDÓN,  ES EL RIVER CLUB!

El local-discoteca que fue más frecuentado por la juventud de mi generación decidió arder.

Aunque llevaba cerrado algunos años es para muchos meneses (no para mi) el icono de su historia juvenil ya que sus matrimonios se forjaron en esa discoteca.

 

 
     
 

Ir a El Ventanuco