“LOS PILARES DE UN QUIOSCO”

 

          Dicen los juristas que para sentenciar un juicio hay que escuchar todas las partes, en este ventanuco solo vas a leer la verdad y que yo sepa verdades solo hay una.

 

Se trata de la selección de personal (2 plazas) para cubrir puestos en la oficina de turismo del valle de Mena.

 

En los 14 años que he trabajado de guía para el ayuntamiento, en dos proyectos propios pero patrocinados por el ayuntamiento, pocas quejas tengo del alcalde. He trabajado con total libertad pero no con menos profesionalidad.

 

Solo hubo un problema y está, después de cuatro años, sin solucionar: en algunos monográficos se contó con la participación de personas especializadas en temas (carbonero, calero, maestra de escuela, espeleólogo, yeguada, molino…) acordé con el alcalde que a esas personas, en agradecimiento, se les entregase un pequeño detalle por parte del ayuntamiento. El primer año los detalles los hice yo de mi bolsillo.

 

La lista de estas personas no llega  a siete. Pues hasta el día de hoy esas personas no han recibido ni las gracias ni una carta de agradecimiento.

 

El concejal de cultura me dijo, el año pasado, que él no era ningún mensajero para llevar nada y que no sabía nada de la lista con los nombres que yo le había pasado al alcalde.

 

La verdad, no me sorprendió la respuesta, ya conocía “su profesionalidad” en el cargo de cultura.

 

En verano se gastan en un festival, que dura cinco días, más de 8 millones de las antiguas pesetas y para los siete colaboradores no hay 1000 pesetas para un detalle.

 

 VUELVO AL TEMA QUE NOS OCUPA

 

Este año del 2004 se construyó, en el solar del antiguo quiosco, la oficina de turismo y salió a concurso la contratación del servicio que se le adjudicó a una empresa de Baquio (Vizcaya). Entre las condiciones técnicas, la empresa tenía que contratar a dos personas a media jornada y el ayuntamiento a través de la persona que designase, participaba en la selección de esas dos personas con VOZ Y VOTO.

 

Mientras todo esto se desarrollaba, consulté con el alcalde si este año contaba con las salidas monográficas puesto que hay que preparar los temas con antelación. Me contestó que en principio no había ningún problema.

 

A mediados de junio volví a consultar con el alcalde porque se acercaba julio, el mes que se empieza mi trabajo.

 

Me contestó que llevase todos los papeles para hacer el contrato, no me hablaba nada de la oficina de turismo. Todo esto se desarrollaba por e-mail.

 

Le respondí que esperase a que se abriese la oficina, puesto que si yo era seleccionada, los monográficos iban conmigo y así el ayuntamiento no me tenía que pagar. Si por el contrario me quedaba fuera, entonces me desvinculaba del ayuntamiento porque ¿Qué imagen se iba a dar: yo trabajando en el campo del turismo por parte del consistorio y la oficina por otra parte?. Una vez abierta la oficina todo tiene que ir coordinado en este campo.

 

No obtuve respuesta pero al día siguiente, el miércoles 23 de junio, por la mañana me llama, por teléfono, un chico que dice es el responsable de la empresa adjudicataria de la oficina. Me dice que ha leído mi currículum y que se diferencia claramente de los demás.

 

Le comento que no tengo 20 años y que mi bagaje académico y profesional siempre ha estado ligado al valle y al mundo rural, también le digo que yo tengo el Título de turismo de la universidad de Deusto con todos los cursos acabados pero que el título a nivel nacional no lo tengo porque no me presenté a la reválida. Me dice que eso no importa.

 

Le dejo claro que si yo entro en la oficina, los monográficos van conmigo, que he trabajado duro durante 14 años y que es una actividad querida por los participantes.

 

Será él el encargado de hacer la entrevista el jueves 24, san Juan, por la tarde, en el ayuntamiento.

 

Al día siguiente, acudo a la entrevista y me encuentro sentados enfrente de la mesa a: el chico de la empresa con el que había hablado por teléfono, era la primera vez que le veía. A una chica que no sé su nombre pero que había sido a quien yo le había entregado el currículum en el ayuntamiento, puesto que trabaja en él. Y el concejal de cultura.

 

Solo preguntaba el responsable de la oficina.

 

A lo largo de la entrevista  me dice que la oficina va estar abierta todo el año con dos personas a media jornada y cobrando 14 mensualidades a 70.000 pesetas por cabeza. A lo que le comento que aún en perjuicio mío, si entro en la oficina, tenerla abierta todo el año es tirar el dinero y es dinero MENES  porque a partir del 12 de octubre, el valle entra en el letargo invernal al igual que todas las oficinas de nuestro entorno, excepto Balmaseda que es una asociación.

 

El tiempo que duró la entrevista fue todo normal. Casi al final el entrevistador se dirige al concejal y le dice algo parecido a esto ( no recuerdo las palabras textuales)

 

- REÚNE TODOS LOS REQUISITOS, YO CREO QUE LE PODEMOS DECIR YA QUE CONTAMOS CON ELLA.

 

A lo cual, el concejal mueve la cabeza en sentido negativo. Queda claro que al responsable de la oficina le he entrado por el ojo derecho pero el concejal de cultura es otro cantar que ahora recitaremos.

 

Después de la negativa del concejal, el entrevistador queda descolocado y me dice que me llamará el viernes 25 para decirme el si o no.

 

Yo ya sabía que iba ser NO porque allí quién decidía era el concejal. SE VIO CLARO.

 

TODO LO QUE ESTOY DICIENDO ES VERDAD, HABÍA TRES PERSONAS QUE SI TIENEN DIGNIDAD (EL ENTREVISTADOR, LA CHICA Y EL CONCEJAL) NO PODRÁN NEGARLO .

 

El viernes 25 yo no estuve durante todo el día en casa pero me imagino que no llamó. Sí llamó el lunes para darme la respuesta. Pero lo gracioso, si es que tiene alguna gracia este asunto, son los argumentos de la negativa a mi entrada a la oficina. Se le ocurre decirme que con mi expediente académico, mi experiencia y conocimientos sobre el valle y mi personalidad voy a liderar el grupo y voy a imponer mis criterios. Estas suposiciones, como comprenderás se las sacó de la manga y fueron las razones según él (no recuerdo su nombre) por las que no me había seleccionado.

 

No sabía mentir ¿se vio coaccionado?.

 

Cuando le comentaba a un conocido estos argumentos no pudo por menos que entre risas decirme.- Se le olvidó añadir, que debido a tu sobria elegancia  tampoco eras apta para el puesto. Irene, Dios no te ha hecho para estar en un quiosco.

 

La siguiente pregunta es ¿Qué intereses puede tener el concejal de cultura en que yo no entre en la oficina? Pues es muy sencilla. He dicho una y mil veces y lo repetiré hasta la saciedad que para mi el concejal deja mucho que desear.

 

1º. Al finalizar la última legislatura dijo que dejaba la concejalía, pero volvió, solo que esta vez con remuneración salarial . Cobra 19.430 euros al año, a 1.387 euros por mes, 230.000  pesetas, según fuentes del periódico “Las Merindades”nº 86, meses diciembre-enero 2004 en una entrevista a la oposición.   ¿Trabaja para justificar ese jornal?

 

Solo hay que estudiar detenidamente sus actuaciones mes a mes.

 

2º. En uno de los últimos plenos sale a colación que el concejal se ha ido al Forum de Barcelona en avión de Iberia con todos los gastos pagados por parte del ayuntamiento. El partido de la oposición se queja de que no les ha pasado ni un informe de lo que observó no solo en el Forum sino también del viaje que realizó a Fitur en Madrid.

 

¿Se puede uno reír así del pueblo menés solo porque tengan mayoría absoluta?

 

La participación de los vecinos del valle, en la vida social y política que no partidista, cuesta manifestarse pero esto no significa que no tenga opinión y lo comente en “petit comité”

 

Creo que haría falta abrir cauces de participación que no dependieran de la política de subvenciones.

 

 

A los pocos días de ocurrir lo relatado pedí audiencia al alcalde para que conociese lo ocurrido y me aclarase su criterio. No me aclaró nada.

 

¡Que nadie piense que fui a pedir sopitas! Estoy acostumbrada a luchar como buena menesa.

 

En unos 20 minutos que duró el rifirrafe nos dijimos de todo menos piropos.

Según él no sabía nada del tema, tampoco sabía que el concejal tenía voz y voto. No sabía nada de nada. ¡Pues si él lo dice verdad será! pero su postura fue en todo momento a favor del concejal.

 

Lo que si sabía bien es como es mi personalidad, sabe que a mi no me convence con argumentos banales y que no quiero tratos con el consistorio mientras sigan en él ciertas personas.¡Tiempo al tiempo!

 

Le pregunté al alcalde si podía seguir utilizando los carteles usados de otros años de los monográficos, quitando todo lo referente al ayuntamiento.

 

El diseño y las 22 fotos es mío pero la imprenta la pago el consistorio.

 

Me dijo que de ninguna manera porque la imprenta la habían pagado ellos.

 

Luego cambió de opinión y me dijo que esperase una semana  (tenía que consultar) para decirme si podía usar o no los carteles. No esperé la respuesta.

 

No siento ningún rencor hacia el alcalde aún sabiendo que él es la máxima autoridad del consistorio y tiene que estar al corriente de lo que sucede.

 

Hasta ahora había creído en la gestión del alcalde y la verdad, le tenía cierta simpatía . A partir de ahora se la tendrá que volver a ganar.

 

Al día de hoy, 29 de julio, tengo que dar las gracias a  mucha gente, que al menos, me ha escuchado y a ti que estás leyendo “los pilares de un quiosco”.

Y por supuesto, a todos los participantes de las salidas en los monográficos porque este mes, la afluencia está siendo la mayor de la historia de estos 15 años y eso que saben que van sin seguro.

 

He trabajado duro durante estos 15 años  (y lo seguiré haciendo hasta que Dios me quite la vida). Cobraba un sueldo, durante tres meses, que no llegaba a las 70.000 pesetas por mes pero lo volvería hacer porque  a mi no me mueve el dinero sino el hacer un buen trabajo por el valle, que es mi tierra.

 

Ahora lo hago gratis y estoy contenta y libre.

 

Adjunto mi currículum  y la memoria de uno de los trabajos, en concreto, el realizado para las amas de casa del valle. No es el más importante de mis trabajos pero sí al que tengo más cariño, lo hice gratuitamente por el respeto y admiración que siento por Valerio Ortíz de Uriarte (murió el 22 de octubre del 91). Este hombre me dio la oportunidad de trabajar para descubrir y enseñar el valle y hoy me da la fuerza, más que suficiente, para luchar por lo que llaman DEMOCRACIA.

 

Un saludo y que Dios y el destino nos pongan a todos en nuestro sitio

 

Irene
 

 
 

volver al ventanuco